Posted by on 20/02/2016

Manipular (según el DRAE)

(Del lat. manipŭlus, manojo, unidad militar, y en b. lat. el ornamento sagrado).

(…)

  1. tr. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.
  2. tr. coloq. Manejar alguien los negocios a su modo, o mezclarse en los ajenos.

Fraude (según el DRAE)

(Del lat. fraus, fraudis).

  1. m. Acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete.
  2. m. Acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros.
  3. m. Der. Delito que comete el encargado de vigilar la ejecución de contratos públicos, o de algunos privados, confabulándose con la representación de los intereses opuestos.

Inicialmente existen situaciones (ambientes) en los que el riesgo de fraude o manipulación son más elevados:

  • El contrato de agencia: ya comentado [AQUÍ]
  • Existe lo que se conoce como Información asimétrica: En primer lugar, el agente responsable de suministrar la información contable interna (a socios, accionistas, etc.) o externa (a entidades financieras, acreedores, administración tributaria, etc.) debe estar suficientemente motivado – léase “remunerado” – para que lo haga de forma fiable puesto que resulta imposible, para los destinatarios de la información, la verificación de las operaciones transacción a transacción; y en segundo lugar, las decisiones en muchos casos son tomadas por el agente analizando decenas de variables y micro-variables, que afectan a su decisión, y que no siempre pueden ser contrastadas o verificadas por la propiedad.
  • Reducida importancia del castigo al manipulador en caso de ser detectada.
  • Entorno ético de la empresa interno y externo

Pese a todo, la línea que separa el maquillaje ocasional de la manipulación generalizada y fraudulenta es muy fina y como todo pasa por ciertos estadios de evolución:

1º) En principio todo el mundo es honesto y, a priori, ni por un momento se plantea manipular los datos y mucho menos en beneficio propio.

2º) Los problemas surgen, de ahí la importancia del entorno ético general de la empresa, cuando un día llega una petición especial de la propiedad o – peor aún – es práctica generalizada en la empresa o el sector.

3º) Una vez probada la fruta prohibida por el responsable de la contabilidad su perspectiva cambia y si se ha hecho una vez o se hace en determinados casos ¿porqué no va a poder hacerse otras veces?. Es más, moralmente el desprestigio de que dichas prácticas sean detectadas y posiblemente salgan a la luz crece en una proporción menor que la magnitud de chanchullo.

4º) Tarde o temprano lo excepcional se vuelve normal y, al igual que ocurre con el mal olor ambiental, deja de percibirse como una actitud desviada.

5º) Finalmente, tomado ese tren uno ya no puede bajarse y una mancha es tapada por otra mancha mayor y lo de menos – llegado a este punto – es que se descubra y ya sólo se lucha contra el tiempo, buscando retrasar al máximo que el hecho sea detectado por aquellos que no están implicados y podrían considerarse afectados.

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*